Tag Archive | "sabor"

La descafeinización del café

El café descafeinado es café verde al que se le ha eliminado la mayor parte de la cafeína. Esta reducción de contenido cafeínico se consigue mediante un proceso industrial de extracción que mantiene las condiciones organolépticas de la materia prima, dentro de un rango especificado.

Con la intención de minimizar la pérdida de aromas y sabores, en la mayoría de procesos de descafeinización, la extracción de la cafeína tiene lugar en el grano de café verde, antes de ser tostado y molido. Hoy en día, los procesos han mejorado sensiblemente, hasta el punto de alcanzar rendimientos de extracción que oscilan entre 97-98% de la cafeína total.

Mencionaremos tres procesos de descafeinización:

Uno sería el siguiente: Los granos verdes se humedecen en agua para que la superficie del grano se vuelva porosa, y se dejan en remojo en el disolvente durante 30 minutos. Este proceso se repite varias veces. Los granos se retiran del disolvente una vez que la cafeína se haya disuelto. Luego se cuecen al vapor durante un tiempo para eliminar todos los restos de disolvente. Después de ello se secan los granos con aire caliente, y posteriormente de enfrían con aire frío. Se tuestan, muelen y empaquetan siguiendo el método habitual.

Otro proceso, es mediante la aplicación de fluídos supercríticos para la extracción de cafeína de los granos de café verde. El CO2 es el disolvente más utilizado aunque existan otros. Actualmente, este método representa el 20 % de la producción mundial.

Mencionaremos un tercer proceso que se inicia con la extracción de los granos de café verde previamente humectados con una corriente de CO2. La cafeína se traspasa desde los granos al CO2, con lo que el CO2 se va impregnando en cafeína. Se hace pasar la corriente de CO2 a través de carbón activado, que retiene la cafeína y se recupera el CO2 para su posterior reutilización. Por último se seca el grano mediante procedimientos convencionales.

Decir por último que, el café descafeinado no está totalmente exento de cafeína. En los países de la Comunidad Europea (CE), el café descafeinado tostado puede contener un residuo de cafeína de un 0,1%, y un extracto de café de 0,3%.

Posted in NoticiasComments (0)

Tostar café en casa

Hay muchas maneras de tostar café en casa. Lo primero que hay que hacer es elegir un café, al gusto del consumidor, y luego, elegir entre algunos de los métodos de tostado que proponemos:

En un caldero o una olla introduces la cantidad de café que quiera usted tostar, se pone al fuego bajito y lo tapas, pero constantemente tienes que estar moviéndolo para que se tuesten todos los granos,y queden dorados. Tienes que estar bien alerta para que no se te quemen. Cuidado con la tremenda humareda, así que si en tu casa tienes terraza o jardin es recomendable que lo haga fuera de la casa.

Otra forma es tostarlo en una sarten para tortillas, lo pones a calentar y una vez caliente ponemos el café, eso sí lo movemos constantemente hasta que se tuesten bien los granos, teniendo cuidado pues si no lo mueves seguido se quema rápidamente y coge un sabor muy amargo.

Otra opción es en el horno de casa o sobre el fuego directamente de la cocina, sobre una sarten llena de agujeros de las que se utilizan para asar castañas, eso si ,dando mucho movimiento de muñeca de vez en vez, para que los granos no se quemen.

Una última alternativa es asar los granos de café con las maquinas pequeñas para palomitas de maíz se puede tostar cafe.

Posted in NoticiasComments (0)

La limpieza de su cafetera

A todo el mundo le gusta tomar café, pero sólo algunos de nosotros encontramos el mismo placer en la limpieza de nuestras cafeteras, ¿me equivoco?. Guardamos la esperanza de que alguien lo hará por nosotros. Pero de hecho, no hay nada difícil en hacer este sucio trabajo. Basta con utilizar agua, vinagre y un trapo, como el que se está utilizando en la cocina, para limpiar la cafetera.

Primero, coja su máquina de café, limpie el filtro de café molido y pongalo a un lado. Segundo, haga la mezcla de agua y vinagre. La primera vez que decidí limpiar mi máquina de café, he leído varios artículos acerca de la proporción del agua y el vinagre. Algunos dicen que usted debe usar una proporción de: 2 tazas de agua, 1 taza de vinagre blanco, y con esta mezcla limpiar el aparato. Otros consideran que esto es demasiado fuerte, y sugieren que se utilize 3 vasos de agua, por cada vaso de vinagre. Y una tercera sugerencia nos dice que se haga la limpieza con la mitad de la mitad de la solución. Usted podría intentar cualquiera de estas variantes, ya que seguro va a saber mejor que nadie, lo que es mejor para su cafetera.

Así, el procedimiento es muy simple: Vierta la solución en la jarra de agua de la cafetera y enciendala. Deje que el aparato se enfríe, y vuelva a realizar el proceso de nuevo. Repita el procedimiento, las veces que sea necesario, a continuación, deshagase de la mezcla (agua-vinagre), y llene la jarra de la cafetera con agua limpia para enjuagarla. Si usted siente que el olor del vinagre todavía es demasiado fuerte, enjuague la cafetera varias veces con un detergente suave.

Y así, la cafetera estará lista para preparar una taza de aromático café.

Posted in NoticiasComments (0)

El origen del café

En las tierras altas de Etiopía, donde la leyenda de Kaldi, el cabrero, está su origen, los árboles de café crecen hoy en día como lo han hecho durante siglos. Aunque nunca sabremos con certeza, probablemente algo de verdad de la leyenda de Kaldi. Se dice que descubrió el café después de darse cuenta de que sus cabras, al comer las bayas de un árbol determinado, se pusieron tan alegres que no querían dormir por la noche.

Kaldi informo al abad del monasterio local, que hizo una bebida con los granos y descubrió que lo mantuvo alerta durante las horas de oración de la tarde. Pronto, el abad había compartió su descubrimiento con los otros monjes del monasterio, y muy lentamente el conocimiento de los efectos energizantes de las bayas comenzó a difundirse. Cuando la noticia se trasladó al este y el café llegó a la península arábiga, comenzó un viaje que extendió su fama por todo el mundo.

Fueron los musulmanes quienes, en el siglo XV, introdujeron el café en Persia, Egipto, Turquía y África septentrional. Kiva Han fue la primera cafetería del mundo y abrió sus puertas en 1475 en Constantinopla, actual Estambul. El café no llegó a Europa hasta 1615, de la mano de los venecianos.

Se le llamó entonces qahwa que significa vigorizante. Los efectos del café eran tales que fue prohibido por los imanes ortodoxos y conservadores en la Meca en 1511 y en El Cairo en 1532, pero la popularidad del producto, en particular entre los intelectuales, impulsó a las autoridades a cancelar el decreto.

Los viajeros europeos a Oriente Próximo trajeron historias de una inusual bebida de color negro oscuro. En el siglo XVII, el café había hecho su camino a Europa y se popularizo en todo el continente. Los opositores fueron excesivamente prudentes, llamando a la bebida «invención amarga de Satanás.» Con la llegada del café a Venecia en 1615, el clero local lo condenó. La controversia fue tan grande que al Papa Clemente VIII, se le pidió que interviniera. Antes de tomar una decisión sin embargo, se decidió a probar la bebida por sí mismo. Él encontró la bebida tan satisfactoria que le dio la aprobación papal.

A pesar de la polémica, en las principales ciudades de Inglaterra, Austria, Francia, Alemania y Holanda, las casas de café se convirtieron rápidamente en centros de actividad social. En Inglaterra se construyeron las «universidades del penique», llamadas así porque por el precio de un centavo se podría comprar una taza de café y entablar una conversación.  La primera cafetería en Londres se abrió en 1652 y para mediados del siglo XVII, ya había más de 300 cafés en la capital inglesa. En este país, las cafeterías fueron lugar de encuentro de las ideas liberales, puesto que eran bien frecuentados por filósofos. Tal fue la actividad política que se producía en las cafeterías, que en 1676, el fiscal del Rey en Inglaterra pidió el cierre de las cafeterías citando crímenes de ofensa contra el rey Carlos II y el reino. Las reacciones no se hicieron esperar y tuvieron que revocar el edicto de cierre.

A mediados del siglo XVIII todas las ciudades europeas tenían cafeterías. En Berlín abre la primera en 1670. En París, en 1686 y se llamaba café Procope, en donde además se empezó a utilizar una nueva forma de preparar el café: haciendo pasar agua caliente a través de un filtro con café molido. Y en Viena, la historia de las cafeterías comienza con la Batalla de Viena de 1683. Sin embargo, en Rusia se prohibió el café con penas de tortura y mutilación para quien lo consumiera. Tanto era así que si la policía zarista encontraba a alguien en estado de crisis nerviosa, lo atribuía al café.

El café iba conquistando países e incluso artistas, como el compositor alemán Johann Sebastian Bach que en 1734 compuso su Cantata del café.

Hoy el café se cultiva en una multitud de países de todo el mundo. Ya sea en Asia o en África, América Central o del Sur, las islas del Caribe o del Pacífico, todos pueden trazar su herencia desde los árboles en los bosques de café antiguos en la meseta etíope; y de las cabras del pastor Kaldi.

Posted in NoticiasComments (0)

Café y Sociedad

El café se ha convertido en una bebida popular que casi no necesita presentación especial o promoción adicional. Este es una parte indisoluble de la actual sociedad humana y en la actividad vital de cada día.

El café se sirve tanto en nuestras casas y como fuera de ellas. Existen las siguientes nociones en el mundo del café: los cafés y las cafeterías. Estos lugares son elegidos para reuniones amigables. Seguro que todo el mundo visitó este tipo de locales más de una vez en la vida, simplemente porque proporciona un ambiente acogedor y una taza de café caliente. Aquí puedes pedir no sólo una taza de su café preferido, sino también diversos tipos de pasteles y dulces diferentes que pueden ser preparados con café. Estos lugares pueden servir como un medio de relajación en el que puede sentarse solo a disfrutar de una aromática taza de café o charlar con un amigo que no has visto en mucho tiempo e incluso como un lugar donde usted puede perder parte de la mañana, para luego ir corriendo a trabajar.

Otro aspecto social del café es ampliamente mostrado en los medios de comunicación. Todos los días vemos varios programas de TV, películas, etc, donde el café se anuncia como una parte esencial de nuestra vida. No nos extraña que cada personaje de película o showman que se precie se muestra con una taza de café, espresso o capuchino en su su mano. Esto nos indica que tomar un café se ha convertido en una especie de ritual cotidiano. Es natural que las personas comienzen a consumir café y este procedimiento se convierta en un hábito regular.

La literatura es otra esfera social que no ha estado alejada del café. Los escritores clásicos y modernos a menudo mencionan el café en sus obras. Honoré de Balzac ha escrito incluso un artículo entero «Los placeres y los dolores de café», dedicado al café. El famoso escritor no es el único literato que ha elogiado o denostado el café. No pocos autores, del pasado y contemporáneos han sentido la necesidad de expresar sus sentimientos acerca de esta bebida mágica, recordemos «La Colmena» de Camilo Jose Cela, que tiene como marco un «cafe» de postguerra.

El café es considerado como bebida beneficiosa, ya que posee cualidades estimulantes y se considera que no tiene efectos negativos sobre la mente humana. Hacer pausas para el café en la oficina se ha convertido en una regla de oro y una buena tradición entre los trabajadores. Sentados en un ambiente relajado, hablando el uno con el otro, haciendo algunas bromas, detalles estos que siempre estarán acompañados por un café. Esta bebida maravillosa que nos hace más amables y comunicativos, nos permite ponernos en contacto con otras personas. Así que, desde cualquier punto de vista, el café es un remedio de interacción entre las personas, una forma de hacer amigos. Por lo tanto el consumo de café tiene un gran mensaje de fondo, beber no sólo por el placer y el fin de obtener más energía, sino también para hacer en buen equipo, llevando una conversación relajada y distendida. Se trata de la sociedad de beber café, así que no lo dude, vaya usted a por una taza de café ahora mismo.

Posted in NoticiasComments (0)

Batido de café afrutado

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 1 naranja
  • 1/2 limón
  • 2 manzanas
  • 3 plátanos
  • 1 taza y media de café espresso
  • 1/2 taza de azúcar
  • 1 copa de ron

Preparación

En primer lugar, se añaden los 4 huevos, la fruta (1 naranja, 1/2 limón, 3 plátanos y 2 manzanas) y el café espresso a la licuadora. Durante 1 minuto, aproximadamente, se bate en la licuadora a velocidad media. A continuación, antes de retirar el batido de la licuadora, se añade el azúcar y el ron. Se bate un poco para homogeneizar el batido y listo. Ya podemos servir nuestro batido de café afrutado. Si se desea, se puede utilizar una copa alta para servir el batido y acompañarlo con nata.

Nivel de dificultad: Fácil.

Posted in RecetasComentarios desactivados en Batido de café afrutado

Día del Café – Barcelona 2019



Qhacer?

Aroma de Café es una iniciativa promovida por la Federación Española del Café (FEC) en donde la gastronomía y el café caminan de la mano. Nuestro objetivo es difundir información actual sobre el café en el mundo gourmet y de la cocina.

En Aroma de Café, además queremos contribuir como espacio de encuentro para profesionales de la hostelería o baristas, y ,en general, para cualquier persona u organismo que esté interesado en promover y difundir la cultura del café.