Tag Archive | "americano"

¿Por qué el café americano nos parece tan aguado?

Porque en el fondo lo es. El café americano es un café espresso al que se le añade agua caliente. Para encontrar su origen tenemos que remontarnos a la Segunda Guerra Mundial. La historia, con carácter de leyenda porque no está confirmada, sugiere que los militares norteamericanos que se encontraban en Italia durante la guerra, vertían agua en su café espresso para obtener una bebida más parecida a la que estaban acostumbrados a tomar en su país. Más ligera y con menos cuerpo que el café solo.

Ground coffee in a red cafatiere

¿Cómo se prepara?

Se sirve el café solo hasta la mitad de una taza grande. A continuación, se termina de rellenar la taza añadiendo agua caliente. En general, las proporciones son mitad y mitad, pero se puede variar en función del gusto. El agua caliente se puede servir directamente desde la cafetera, o desde un hervidor de agua.

Y el Long Black, ¿no es lo mismo?

Parecido pero no igual. Invirtiendo el orden de los factores, sí se altera el producto. Para evitar que se rompa la crema del espresso, primero se vierte el agua caliente en la taza y seguidamente se prepara el espresso sobre la misma taza.

Las diferencias entre café americano y Long Black podrían parecernos sutiles, ya que se utilizan agua y café espresso en los dos casos, pero el resultado no es el mismo.

En España, el café americano no es muy bien recibido, nos parece aguado y casi lo podríamos considerar un sacrilegio hacia el espresso. Acostumbrados a nuestra taza de café que por lo general tiene más cuerpo, pensar en echarle agua caliente al café, no lo vemos como una opción. Pero como dice un famoso refrán, “para gustos, los colores”.

Cafe y agua

*Foto 1: vanhoutte.com 
** Foto 2: cupandbrew.com

Posted in Cultura del Café, NoticiasComments (0)

Un café para cada momento


No todos los cafés son iguales y no siempre me apetece lo mismo. Por eso hay que aprender a descubrir la variedad y el tipo que mejor se adapta a cada circunstancia. Para desayunar me gustan los cafés claritos, las infusiones ligeras y aromáticas, tipo americano, que preparo en cafeteras de filtro o de émbolo.

Los amantes del café siempre tenemos una batería de instrumentos con el objetivo de intentar conseguir los mejores resultados.

Después de comer prefiero los cafés concentrados, los expresos al estilo italiano, muy cortitos, como dicen los italianos, “risttretos”, para disfrutar de su esencia al máximo.

La experiencia me ha enseñado que sea cual fuere el método utilizado, los tiempos de infusión tienen que ser cortos, muy breves. En el primer tramo de la extracción el agua se impregna de los mejores aromas de los granos molidos. Poco después el agua empieza a arrastrar los alquitranes del café, los gustos a maderas y los sabores amargos.

Los buenos cafés tipo americano se preparan en cafeteras de émbolo, pero también pueden obtenerse a partir de “risttretos” a los que se añade agua caliente. Nada que ver con esos falsos cafés americanos de extracción larguísima que sirven en muchos restaurantes dejando pasar el agua por el “porta” de la cafetera a presión durante mucho tiempo hasta llenar tazas grandes, lo que da lugar a resultados pésimos.

Durante muchos años he sido enemigo acérrimo de las monodosis. Ahora, sin embargo, he empezado rectificar mi postura al observar que hay empresas que ofrecen calidades notables, incluso magníficas. Después de llegar a esta convicción he tenido que incorporar una maquinita doméstica para monodosis con la que obtengo grandes resultados.

Todos me gustan, pero mi gran debilidad son los cappuccinos. Un cappuccino bien elaborado no es un café concentrado con espuma encima, sino algo más complejo. En el fondo de una taza, de tamaño medio/grande, debe haber un gran expreso, concentrado y corto, con la crema color avellana, ligeramente rojiza, fragante y de gusto equilibrado y pleno. Luego (optativo),el café se espolvorea con un leve toque de chocolate en polvo. El resto de la taza se completa con una crema de leche espumosa, densa y ligeramente untuosa, cuya textura se consigue sometiendo la leche durante unos minutos al efecto de vapor seco. Al verterla los expertos realizan un suave movimiento de muñeca para que en la superficie de la taza se forme un dibujo, tal vez un corazón o acaso una flor de dibujo geométrico. Toda una habilidad estética. Un buen cappuccino es un acontecimiento gastronómico. Hasta tal punto que todos los años se celebran campeonatos del mundo en colaboración con la Asociación Europea de Cafés de Especialidad.

Fuente: Café y estilo de vida saludable.

Posted in NoticiasComentarios desactivados en Un café para cada momento




Qhacer?

Aroma de Café es una iniciativa promovida por la Federación Española del Café (FEC) en donde la gastronomía y el café caminan de la mano. Nuestro objetivo es difundir información actual sobre el café en el mundo gourmet y de la cocina.

En Aroma de Café, además queremos contribuir como espacio de encuentro para profesionales de la hostelería o baristas, y ,en general, para cualquier persona u organismo que esté interesado en promover y difundir la cultura del café.